ODONTOLOGÍA
Traumatismos dentarios en pacientes pediátricos

CLINICA ODONTOLOGICA
OBRA SOCIAL AGENTES DE PROPAGANDA MÉDICA

En época escolar y aún más en vacaciones de verano, los niños a causa de las caídas y los accidentes en los juegos, sufren lesiones dentarias. Motivo que acarrea mucha angustia tanto al niño como a sus padres, por ello debemos examinar cuidadosamente para ver las necesidades terapéuticas que requieren ya que a veces no son tan graves como parecen en un primer momento.

La característica fundamental es la rapidez con que ocurre por esa razón es siempre una urgencia que necesita ser atendida lo antes posible.

A continuación se dan unos ejemplos de casos, pero lo principal es que nunca deje de concurrir al odontólogo para poder ser atendido.

En primera medida, tranquilizar al niño y a los padres y comentar las posibles secuelas.

En los bebés, que están comenzando a gatear y pararse, son más comunes las luxaciones de los dientes anteriores superiores (desplazamiento del diente dentro del hueso) ya que se caen con frecuencia.

En los niños entre los 2-4 años y entre los 8-10 años se dan más las fracturas o pérdidas dentarias, como ocurren por ejemplo en las caídas alrededor de las piletas.

Lesiones en los deportes o accidentes de tránsito afectan más de un diente.

Traumatismos sin desplazamiento: concurrir a la urgencia odontológica, radiografías, dieta blanda por una semana, controles.

Intrusión: si se ve el diente, se lo deja que vuelva erupcionar. Si no se ve, hay que extraerlo (diente primario o “de leche”).

Avulsión (cuando se salió totalmente) no se deben reimplantar dientes primarios ya que puede empujar el coágulo sanguíneo hacia el diente permanente en desarrollo.

Lesiones con contaminación de la herida, considerar un refuerzo de la vacuna antitetánica (si aún no ha completado el cuadro de vacunación).

En los dientes permanentes (definitivos), buscar inmediatamente y reimplantarlo si el diente está limpio, si está sucio enjuagarlo con leche y ubicarlo en su lugar.

No usar agua, siempre sujetarlo por la corona, inmovilizarlo por unos días y siempre una estricta higiene.

Dra Dinatale María Irene
Odontopediatría
M.N. 25638