ODONTOLOGÍA
Levantamiento de piso de seno maxilar. Implantes

El levantamiento de piso de seno maxilar es un acto quirúrgico el cual está indicado para la colocación de implantes en el sector posterior superior cuando no hay suficiente tejido óseo para el anclaje de los mismos.

Este acto consta de ganar altura, la cual sería escasa, a expensas del seno maxilar. Este último es una cavidad neumática ubicada lateralmente a las fosas nasales, cuya función es calentar el aire inspirado y disminuir el peso del macizo facial. Se presenta en número de dos y junto a los senos frontales, etmoidales y esfenoidales forman los senos paranasales. Estos senos están revestidos por una membrana especializada extremadamente delgada unida firmemente al tejido óseo. La técnica quirúrgica consta de separar la membrana del tejido óseo levantándola y colocando un injerto en el espacio creado entre estos dos. Es aquí donde se gana altura y se permite colocar los implantes. Estos últimos se pueden colocar en el momento o después de que el injerto se integre. La colocación o no va a depender de la cantidad de tejido óseo nativo, es decir, de la cantidad presente antes del injerto (la altura mínima para la fijación es de 3 mm.).

El tiempo que tarda en integrarse el injerto dependerá de la naturaleza de éste, pudiendo ser autólogo (del propio paciente), o comercial (elaborado por un laboratorio, teniendo diversos orígenes). El que proviene del mismo paciente tarda 4 meses en integrarse y se obtiene un tejido óseo de calidad superior tanto en dureza como en cantidad y vascularización. Las zonas dadoras pueden ser intraorales (mentón, cuerpo mandibular) o extraorales (tibia, cresta iliaca). La desventaja es que precisa una zona dadora la cual origina otra herida sumada a la de la intervención del seno maxilar.

El injerto comercial tarda en integrarse de 9 a 12 meses y nunca lo hace en su totalidad. Con este se obtiene un tejido óseo de menor calidad tanto en cantidad, dureza y vascularización que la del injerto autólogo, pero sin embargo eficaz para la fijación de implantes. Su ventaja principal es que no precisa zona dadora y puede realizarse con anestesia local. La condición para que la técnica pueda realizarse es presentar salud sinusal, es decir, estar libre de sinusitis activas. Las formas crónicas de ésta no se consideran una contraindicación de la intervención quirúrgica.

Los estudios necesarios para esta práctica son un laboratorio completo y una radiografía panorámica en la cual analizamos la altura y definimos la colocación simultánea o no de implantes. En caso de padecer sintomatología de sinusitis será necesario el auxilio de una tomografía axial computada para evaluar el espesor de la mucosa, la permeabilidad de los conductos de ventilación del seno y si hay o no desviación septal (del tabique), que es lo que puede generar una sinusitis. En caso de presentar esta patología el paciente será derivado al especialista otorrinolaringólogo para restituir la salud del seno maxilar previo al levantamiento del mismo.

Dr. Polero Carlos Sebastian
Odontólogo
Cirugía buco máxilofacial